Mantas con dragones

Las mantas de dragones convierten rápidamente la habitación de cualquier niño y no tan niño en el inicio de una historia de fantasía.

Elige una manta adaptada a la edad de tu hijo

Es importante tener en cuenta la edad de tu hijo al elegir su manta de dragón. De hecho, un bebé no tiene las mismas necesidades que un niño de 3, 6, 10 o 15 años. Además, por motivos de seguridad, no se utilizará una manta de la misma forma según la edad de su hijo. Veamos juntos las diferentes dimensiones de las mantas infantiles:

– Para un bebé: Algunas matronas te asesorarán, en la sala de maternidad es imprescindible aportar una pequeña manta porque tu bebé aún no podrá regular su temperatura corporal. Lleva contigo una manta de bebé de 80x100cm para que sea lo suficientemente grande como para envolver a tu hijo, pero tampoco demasiado grande para que no se arrastre por el suelo y se ensucie. Tu manta de bebé también te será de gran utilidad durante tus paseos en cochecito, o salidas en un ambiente acogedor.

– Para un niño a partir de los 18 meses: será necesaria una manta además de su edredón, sobre todo en invierno. Las dimensiones ideales para cubrir la cama de un niño son 100x150cm. Tamaño adecuado para una cama de 70x140cm o 70×160 o 80x160cm.

Una manta de bebé suave

Comprar una manta con dragones de bebé está lógicamente asociado a suavidad y comodidad. De hecho, ¿Quién querría una manta de bebé tejida que pica, irrita a su bebé o deja pasar el aire frío? La manta de tu bebé debe ser sobre todo cómoda y suave. Por eso te aconsejamos que optes por una manta de bebé 100% algodón que resultará agradable al tacto pero que además te permitirá mantener el calor y sobre todo una buena ventilación.

Se te ofrece otra opción de tejido de fabricación, es el forro polar, de uso frecuente porque es muy suave al tacto pero sin embargo la manta infantil puede ser un poco menos bonita en cuanto a estampados. Lo importante es elegir una manta con un tejido de calidad para que no pierda su suavidad con los lavados.

Una manta de dragones como elemento decorativo

La manta infantil o juvenil de dragones tiene dos funciones: una es calentar a tu hijo y la otra es aportar un pequeño toque decorativo a la habitación. Puedes colocar la manta de tus hijos en diferentes lugares:

– En la cama de su hijo y elija un color que contraste con la ropa de cama, por ejemplo

– En un tipi rodeado de cojines y colchonetas

– Sobre un sillón además de un cojín en los mismos tonos

¡La manta tiene por tanto un doble uso cuando es bonita!

Patrones o tejidos tú decides

Encontrarás una gran oferta de mantas de dragones:

  • Manta de punto
  • Tela escocesa estampada
  • Manta de pompones
  • Cubrir con relieve

Consejo: si tu hijo tiene la edad suficiente para elegir, déjalo decidir qué manta de dragones quiere. Así, se siente más responsable y se involucra en la decoración de su habitación.

Regalo de nacimiento original

Si se te están acabando las ideas para comprar un regalo para el hijo de tu mejor amigo, tu sobrina o el bebé de tu colega, opta por una manta de bebé con dragones. ¡Un regalo lindo, útil y original que atraerá a todas las madres primerizas (o futuras)!

Otros productos que pueden interesarte